5 cosas que debes saber sobre la cicatriz de la cesárea

La cicatriz de mi cesárea dibuja una linda sonrisita en mi pancita. Cada vez que la veo recuerdo el milagro que se formó en mi vientre y que ahora anda corrinchando y jugando por toda mi casa.

Algo curioso de ella es que tengo poca o cero sensibilidad en la piel que queda alrededor, y hasta hace unos meses (ya mi hijo tiene dos años) sentía alguna comezón en la zona. Hay cierto temor a esta cicatriz, pero con algunos cuidados y precauciones seguro no va a presentar mayor problema y con lo abajito que las hacen, no será impedimento para que luzcas ese lindo vestido de baño.

1. ¿Qué tamaño tendrá?
Lo normal es que mida entre 10 a 15 cms. La mía mide un poquito más de 10, lo suficiente para que haya salido mi hijo y que no quede una línea demasiado grande.

2. ¿Cómo debo cuidarla?
Muy importante, los primeros seis meses es mejor que no tomes el sol en la zona.

3. Mantenla siempre muy limpia.
Antes y después que retiren los puntos, mantenla muy limpia. Lávala con agua y con jabón y sécala muy bien.

4. La hidratación es clave para que cicatrice bien.
Puedes seguir utilizando la crema antiestrías, te ayudarán a cicatrizar y al mismo tiempo podrás evitar que aparezcan las estrías postparto. Si, cuando la pancita está flojita por todo el exceso de piel, pueden salir más estrías.

5. ¡Fájate!
En cuanto puedas soportarla, usa una faja. Éstas te ayudan a sujetar toda la piel y los músculos y propician que se ubique todo en su lugar rápidamente.

Sobretodo no te avergüences, esta hermosa cicatriz es una señal inequívoca del milagro de vida que estuvo dentro de tu vientre.

Únete a nuestra comunidad SOS Mamá por primera vez

2 thoughts on “5 cosas que debes saber sobre la cicatriz de la cesárea

  1. Buenos tips! Fíjate que a mí me tuvieron que hacer una incisión vertical porque mi primer cesárea fue de emergencia. Unos años después tuve otro bebé y me volvieron a hacer la incisión vertical. La herida sanó bien y la cicatriz no está tan mal, pero sí me condenó a olvidarme del bikini. ¡Y tienes mucha razón! Fajarse ayuda mucho, en especial me ayudó mucho a mí con mi herida vertical.

Leave a Reply