Segundo embarazo: ¿Qué cosas serán diferentes?

Estoy viviendo mi segundo embarazo, estoy esperando mi segundo hij@ y estoy muy pero muy feliz. Ya estamos de 15 semanas, hemos pasado esas primeras -y horribles- doce primeras semanas y ya he visto como ha ido mejorando mi estado de ánimo y mis malestares. Quizás por esto llevaba tanto tiempo ausente, el cansancio me ha consumido bastante y no he tenido mucha inspiración. Y aproveché justamente este tema para este post porque sé que todas las mamás (con más de un hijo) lo han vivido, lo viven o lo vivirán.

Es bastante frecuente escuchar a la gente decir “el segundo embarazo es más fácil, al fin y al cabo ya sabes qué esperar”. Sin embargo y como todo en la vida, esto resulta siendo una opinión muy personal de acuerdo a la experiencia que ha tenido cada mujer.

¿La mía? Pues no tengo una posición única y definida. De acuerdo a lo que he vivido, he podido ir sacando ventajas y también desventajas de vivir esta experiencia por segunda vez. Aquí se las comparto y ojalá quienes ya lo hayan vivido – y las que lo están viviendo- puedan añadir sus propias experiencias.

¿Es un doble trabajo?
Claro que sí. Tu cuerpo está bastante ocupado creando un nuevo ser, lo que demanda de ti esfuerzo incluso estando acostada viendo televisión. Te encuentras cansada la mayoría del tiempo, preferirías dormir hasta tarde, hacer varias siestas al día y relajarte PERO hay un niño muy activo y muy exigente caminando y corrinchando por ahí que necesita tu atención. Así que el lujo del descanso sólo aplica para el primer embarazo.

Si no tuve molestias en el primero, ¿tampoco las tendré en el segundo?
Falso de toda falsedad. En mi primer embarazo el único síntoma que tuve fue el sueño incontrolable, mientras que en el segundo me he visto con naúseas, he aborrecido muchas comidas, estoy comiendo mucho menos porque me lleno más rápido, me han dado muchos dolores de cabeza, el dolor de espalda es pan de cada día y las primeras semanas tuve dolores que necesitaron atención médica especial. No ha sido nada parecido a mi primera vez, así que mi pasada experiencia no me garantizó un segundo embarazo igual.

¿Mi barriga se notará antes que en el primer embarazo?
Por supuesto que si. Con el primer embarazo, nuestro músculos estaban de estreno y en mi caso pude utilizar mi ropa hasta casi los cinco meses. Ahora mis músculos relajados han hecho que se note un abultamiento mucho antes que en el primero, y me han obligado a estar ahora mismo desempolvando mi ropa de maternidad para empezar a usarla de nuevo. No ha faltado el imprudente que me ha dicho “Alicia, estás gorda.” pero a palabras necias, oídos sordos.
En una mujer primeriza, la barriga no es evidente hasta el quinto o sexto mes; mientras que, en el segundo embarazo, es posible que la barriga se note alrededor del tercer mes o al inicio del cuarto.

¿Cuándo notaré los movimientos de mi bebé?
He leído bastante acerca de esto, y en todas partes coinciden que mientras una primeriza siente los movimiento alrededor de la semana 18-19, nosotras las mamás repitentes lo hacemos mucho antes. Inclusive he leído de casos que lo han sentido antes de las 14 semanas. En mi caso, ya he tenido sensaciones de movimientos en mi vientre que sé que son de mi bebé; y por más que lo ha intentado, mi esposo aún no ha podido sentirlas desde afuera. Pero es que estos movimientos son muy leves y muy internos, faltan algunas semanas para que el feliz papá pueda sentir desde fuera a su segund@ hij@. Aún no sabemos qué es lo que viene en camino.

En cuanto a los miedos e inseguridades propios de una embarazada, he de confesar que son mucho menores. Cuando fui primeriza vivía asustada y me aterraba con todo lo que leía en internet, ahora me siento más confiada y más segura y ya sé cuáles cosas son normales y cuáles no. Mi doctora está más que agradecida.

Quizás el tema más sensible de un segundo embarazo es cómo manejarlo con tu primer hijo. Hay que saber encaminar sus emociones para evitar sentimientos negativos de su parte y que se sienta excluído o menos importante. ¿Qué he hecho yo?

– Él fue el primero en enterarse y cuando le conté le expliqué mas o menos lo que significa, le dije cuánto lo amo y que ahora lo voy a amar más y que el tendrá la oportunidad de amar y cuidar a un ser más pequeñito que él.

– Nos hemos visto obligados a adelantar su entrada al colegio para que no coincida con el nacimiento de su hermanit@ y evitar que se sienta desplazado.

 

– Aprovecho cuando están cercas bebés pequeños y le digo que así será su hermanit@. Él ama los bebés y se emociona mucho cuando ve uno, les da besitos y los trata muy suavemente, eso ha significa una gran ayuda en este proceso.

– Desde ya estoy pensando en el super regalo que le traerá su hermanit@ cuando llegue de la clínica e incluso el regalo de esta navidad.

– Le enseño dónde está el bebé y ya ha empezado a besar la pancita de mamá. Cada día lo pongo a que le de los buenos días al bebé y le damos abrazos y besitos.

– Le hablo de lo que significa ser un hermano mayor y le digo que será muy importante para su herman@.

– Le he mostrado muchos videos de hermanos mayores recibiendo en casa a sus hermanit@s en casa después de la clínica, a manera de entrenamiento mental.

Y seguimos el proceso, cada día un poquito más. Uno de los avances más lindos es cuando alguien le pregunta dónde está el bebé y se levanta la camisa y se señala su barriguita.

 

Leave a Reply