Seis consejos para viajar embarazada

¿De vacaciones? Por fin lega diciembre y es la época en la que muchos deciden viajar. Si estás embarazada, ten en cuenta estos consejos para que la pases mejor.

1. Dile NO a las actividades extremas.
Ya sabemos que quieres aventurar en tus vacaciones, pero recuerda que hay una vida en formación en tu vientre, muy delicada. Consulta con tu médico qué es lo que puedes y no puedes hacer. Todos los cuidados que debes tener, la comida que tienes permitido comer y asegúrate que el lugar al que vas tiene todas las condiciones dispuestas para tu comodidad.

2. Lleva el estrés a su mínima expresión.
Es irónico pero inevitable estresarse cuando uno se va de vacaciones. El motivo más frecuente son los retrasos, ¿cierto que si?
¿Qué puedes hacer para reducirlo un poco? Planifica. Así aprovechas mejor el tiempo y no andas corriendo a última hora. Reserva desde antes el mejor asiento del avión, el hotel, el carro (sin van a alquilar) y todo eso que es indispensable a la hora de viajar. Lleva un bolso de mano lo suficientemente grande para que te quepan todos los esenciales:
– Meriendas sanas.
– Pañitos húmedos.
– Documentos de id.
– Lapiceros, bolígrafos, papel para escribir.
– Un buen libro (o tu kindle)

3. Cuidado con las infecciones vaginales.
¿Vas a la playa? ¿A la piscina? Evita estar mucho tiempo con prendas húmedas, ya sabes que eso propicia las infecciones. Recuerda que todas tus defensas bajan durante el embarazo, así que tienes que ser mucho más prevenida.

4. Acuérdate de tus pies.
Nuestros pies se hinchan mucho cuando estamos esperando, los calambres y los tirones musculares están a la orden del día y los dolores no se hacen esperar. Es mejor prevenir que luego estar lamentándose y no poder continuar con las actividades que tenías programadas.
– Acuéstate y levanta las piernas.
– Lleva calzado muy cómodo, así como la ropa.
– Al volar, mejor hazlo sin zapatos y usa unas medias gruesas si quieres andar por el avión.
– No te olvides de llevar curitas en caso de alguna rozadura del zapato.

5. Ahorra energía.
Ya sabes que cuando estamos embarazadas nos cansamos más. Nuestro cuerpo está en continuo esfuerzo incluso si estamos acostadas, formar una nueva vida no es trabajo fácil. No debes forzarte el mismo ritmo que llevarías si no estuvieras embarazada. Un bañito, una tranquila velada con tu novio/esposo, servicio a la habitación… te puede ayudar a recuperarte y a conservar un buen nivel de energía todo el viaje.

6. No postergues las idas al baño.
Ya sabes que tu vejiga está apretujada y no puede almacenar mucho líquido, es bueno que identifiques en todo lugar dónde están los baños para que no tengas que aguantar mucho tiempo sin ir. Lleva siempre tu propio papel higiénico y jabón antibacterial. ¿Emergencia? Te puedes valer de una botella de cuello ancho con muy buen cierre. También recuerda elegir asientos cercanos al baño en los aviones.

Y ante todo y sobre todo mantén siempre tu buen humor, ya sabes que el vuelo siempre puede retrasarse.

 

Leave a Reply