Un nombre para el bebé

“Durante mi embarazo no podía sacarme de la cabeza la canción de Lady Gaga ‘Alejandro’ y ese fue el nombre que elegimos.”
Claudia.

“Desde niña soñaba con una hija y quería ponerle Valeria, cuando supimos que era una niña, le dije el nombre a mi esposo y estuvo encantado.”
Laura.

“Hasta hace poco lo decidimos con mi esposo y cuando lo anunciamos todos empezaron a preguntar: ‘¿Por qué ese nombre? Así se llama yo no sé quién, o ahhhh eso es por el Tio tal…’ Nosotros tenemos nuestras razones propias que solo nos interesan a nosotros y ya.”
Paola

“Cuando anunciamos el nombre de nuestro hijo primera expresión fue ‘Qué horror! Qué nombre tan feo! Yo no le voy a llamar así’  Yo sólo me contuve a decirles ‘pues a nosotros si’. La gente tiene la mala costumbre de opinar sin respetar que la decisión es exclusivamente de los papás.”
Angela.

El milagro de la vida. La felicidad que trae un nuevo miembro para la familia. Un cambio total a la vida de sus padres. Abuelos ansiosos y expectantes, llenos de amor y con los brazos abiertos para recibir al bebé. Tíos felices porque van a poder tener un bebé sin tener que encargarse de la parte más difícil… Todo es paz, armonía y felicidad hasta que no hay un acuerdo en el nombre que le van a poner al nuevo bebé.

En lo que todos los papás nos ponemos de acuerdo es que la decisión es única y exclusivamente nuestra y que el nombre que hayamos decidido tiene un significado importante y muy valioso para nosotros. Eso debería ser suficiente para que todos respeten y no den opiniones que no hemos pedido pero, ya sabemos que siempre estará el inconforme que no es capaz de reservarse su opinión.

Nosotros estamos a las puertas de descubrir si estamos esperando niño o niña, los nombres ya los tenemos claros (si son detallistas, podrían identificarlos en la imagen de cabecera) sólo estamos esperando saber para empezarle a llamar por su  nombre y también para empezar comprarle cositas. Así es, aún no hemos comprado nada, ya uno con el segundo hijo sabe cuál es el momento apropiado para comprar, y una de las condiciones más importantes cuando es el segundo es saber el sexo, para ver cuáles cosas podremos reutilizar y cuáles no.

El tema es claro: eligen los papás. Pero si los papás están un poco indecisos -y en plenas conversaciones antes de tomar una decisión- aprovecharé nuestra experiencia reciente en ese debate/discusión; aquí les dejo algunas recomendaciones importantes para decidir el nombre de su hij@.

Tengan en cuenta sus apellidos.
Si sus apellido son bastante criollitos mezclados con indígena y un poco de español, entonces procuren un nombre parecido. Hay personas que no tienen problemas con poner un nombre extranjero con un apellido local y siguiendo la idea de este post, si a ellos les gusta está más que bien. Sin embargo, a los que somos más del español, les recomiendo utilizar nombres consecuentes con un López, Cantillo, Castro, Nieto, Mendoza, Cuello y semejantes.

¿Único nombre o con segundo nombre?
Este es un tema un poco borrascoso para mí, puesto que mi esposo es inamovible con el tema de único nombre. A mi me parece que hay nombres que se merecen un segundo, pero si no hay acuerdo y es niño, él tendrá la última palabra -claramente, si es niña, la tendré yo. En cualquier caso, de acuerdo a sus propias experiencias y opiniones, podrán determinar si quieren o no poner un segundo nombre a su bebé.

Conocer el significado del nombre.
Porque si, hay nombre que tienen unos significados muy feos y estoy segura que ninguno de ustedes querrá esas características en uno de sus descendientes. Hay muchos portales en internet sobre el significado de los nombres, así que no hay excusa para decir en unos años que no tenían idea que el nombre de su hija significa -según la Real Academia Española- ‘excremento humano’.

Sean originales.
Si bien hay nombres que se ponen de moda y que nos ahorran el trabajo de algunas neuronas al pensar en un nombre, es muy aburrido y algo abrumador que estés en un parque y grites el  nombre de tu hijo y más de 10 niños te respondan. Yo confieso que si me da mucha impresión cuando encuentro otros niños que se llaman Elías en la calle, yo pensé que era bicho raro por poner ese nombre, pero resulta que hay más bichos raros como yo por el mundo nombrando a sus hijos.

Permite que tu hij@ se pueda enorgullecer de su nombre con el paso de los años.
¿Cuántos amigos de facebook tienes que no se ponen su primer sino su segundo nombre en su perfil? Tengo varios. Pero es que si te llamas Mikaleidys Vanessa López Martínez, te sentirás mejor -y menos avergonzada- llamándote Vanessa López en tus redes sociales. Por favor padres, no pongan nombres que afanen más a sus hijos de cumplir los 18 para ir a una notaría a cambiárselos.

 

 

Leave a Reply