¿Puedo amamantar si tengo gripa?

Estoy empestada, la gripa se ha apoderado de mi cuerpo y se rehúsa a salir. Todo se agrava más por el hecho que no QUIERO tomar medicamentos por el miedo que me causa que mi hija (lactante exclusiva de 5 meses) tenga alguna reacción negativa a alguno de ellos.

Alguien que me vio en mi enferma condición me preguntó:
– ¿Y cómo haces con Elena?
– Pues uso tapabocas cuando la cargo y me lavo las manos más veces de lo normal. – respondí muy segura.
– ¡¿Y la cargas?! ¿Y si se le pega la gripa?
– No, no se le pega. Los anticuerpos que mi cuerpo enfermo produce se le pasan a ella y la protegen.

Si, la gripa es compatible con la lactancia, no tenemos que dejar de amamantar. Hablo de la gripa común, ese resfriado viral que podemos contraer sobretodo en estos tiempos de lluvia y de cambios repentinos de clima. Y no lo digo yo, lo dicen los expertos:

“Enfermedad causada por cualquiera de los tres tipos de virus de la Influenza, A, B y C. El tipo A tiene varios subtipos: H1N1, H1N2, H2N2, H3N2, H5N1…

Es contagiosa un día antes de que aparezcan los síntomas, de ahí la inutiiidad de separar a madre y lactante. No está indicado separar tampoco a recién nacidos de sus madres (Sendelbach 2012, Cantey 2013).

La gripe, tanto en la madre como en el lactante, es compatible con la lactancia. La interrupción de la lactancia agrava el riesgo de contagio y la gravedad de la infección en el lactante.”

Sigue siendo posible que tu bebé se contagie, puesto que la gripa se contagia aún cuando no has sentido el primer síntoma, y a través de los besos, el aire, la saliva o el contacto con superficies que pudieran estar infectadas tu bebé la puede contraer. PERO, los anticuerpos que le hayan llegado a través de tu leche le ayudarán a protegerse contra la enfermedad. Si fuera cualquier otra persona, la mantendríamos alejada del bebé, pero ser la mamá tiene ese privilegio: a nosotras no nos toca eso. Claro, hay que seguir algunas recomendaciones básicas, pero la separación no es una de ellas.

Para evitar el contagio puedes:

  • Lavarte las manos con frecuencia, especialmente antes de dar el pecho.
  • No te olvides de lavarte las manos antes de cargarlo.
  • Taparte la boca al estornudar o toser (preferiblemente con el brazo y no con la mano)
  • Utilizar pañuelos de papel para sonarte la nariz.
  • Utiliza tapabocas cuando estés con tu bebé y evita besos en sus manos o mejillas.

Tranquila, aún estando enferma, la lactancia sigue siendo la mejor opción para tu bebé.

Leave a Reply