Los niños juegan de cartón

Estábamos comiendo-aunque ese día Elías estaba en huelga de hambre- en un restaurante, mi esposo y yo nos sentamos frente a frente y Elías en una silla de niños a un extremo de la mesa. En un momento yo estaba distraída mirando hacia otro lado y escucho a mi esposo decir con su voz de MUY pocos amigos.

– Por lo menos discúlpese, sabemos que fue sin intención, pero pida disculpas por el niño.

Cuando él pone esa voz, sé que está muy molesto y para no echar más leña al fuego, mejor le hablo pausada y delicadamente. Yo miré hacia Elías y era evidente que su silla se había corrido bastante. El tipo contesta de mala gana:

– Sí señor, qué pena, disculpe, pero no fue con intención.
– Le dije que sé que fue sin intención, sólo le estoy pidiendo que se disculpe porque le pateó la silla al niño y hace como si nada.
– Sí, señor. Disculpe.
– Muchas gracias, es lo menos que puede hacer.

La esposa del tipo le preguntó a su esposo qué había pasado y yo sumergí al mío en otro tema para calmar las aguas.

Continue reading “Los niños juegan de cartón”