¡Bienvenida a la maternidad!

Todas creemos que la bienvenida a la maternidad está entre dos momentos claves: el momento en que te enteras que vas a ser mamá y/o cuando nace tu bebé y lo sostienes en tus brazos. Pero, mis queridas amigas, estábamos muy equivocadas.

Lo anterior sería cierto si la maternidad se tratara de un camino lineal, constante y equilibrado a través del tiempo. Pero poco a poco mientras te adentras en este mundo, vas descubriendo que la maternidad es todo menos eso, y llegas a sentirte agradecida porque la aburrida rutina no es parte del menú y siempre habrán cosas nuevas que aprender y conocer. Cierto que en la maternidad todo es hermoso, los días pasan como saltando entre nubes, es todo felicidad y alegría y NUNCA te cansas de nada, ¿cierto? Si tu respuesta es “si” es porque aún te falta tiempo, y si tu respuesta es “no”  entonces ya has tenido una ¡Bienvenida a la maternidad! Continue reading “¡Bienvenida a la maternidad!”

Hola, señor berrinche.

*Imagen de cabecera tomada de internet porque no tengo fotos de un Elías berrinchoso.

No es que sea un gusto saludarle pero ya que llegó, siéntese y hablemos un rato. Ya sabía que llegaría pero no tan pronto, según lo que me contaron aún faltarían unos quince días para su fastidiosa llegada, pero si se adelantó no tengo más remedio que lidiar con ud.

Antes de su llegada mi hijo era todo paz y risas. Ahora es un ciclo impredecible de llanto, risas y rabias. Ahorita está feliz jugando a las cosquillas con su papá y al minuto lo veo tirado en el piso llorando porque no le dejamos tomarse el agua del inodoro. Es algo incomprensible ud, déjeme decirle. Pero soy una mamá moderna, de esas conscientes que no nos las sabemos todas y que escuchamos y reflexionamos cuando nos dicen algo nuevo. Pero, dejemos de hablar de mi,  cuénteme de ud, vamos a hacernos amigos. De pronto así no nos llevamos tan mal y -decepcionado- decida irse.

Continue reading “Hola, señor berrinche.”